El tránsito del arte figurativo al arte abstracto y de éste al llamado arte conceptual, es también el tránsito del arte a la autoconciencia del arte.

 

Tel: +(57) 310 91 0960
[email protected]
Carrera 12 # 98 Este – 23, La Florida
Pereira, Risaralda, Colombia

[email protected] || Copyright © 2018 Virtual Network.
Todos los derechos reservados.

Image Alt

Camilo del Mar

 - Arte Espacial  - Lo erótico y lo plástico en Camilo Del Mar

Lo erótico y lo plástico en Camilo Del Mar

Solemos pensar en lo espacial o lo extraño, relacionándolo siempre con figuras humanas, tal vez sea porque es aquello con lo que convivimos todos los días y es lo que nos posibilita una comunicación directa con el mundo, en este caso, con el universo. Ahora bien, el espacio o lo espacial abarcan gran cantidad de cosas y fenómenos, en esta obra, el espacio tiene como protagonista la vagina. Los orificios del cuerpo, específicamente de la parte inferior, representan una relación con la tierra y el cosmos, es algo eternamente creado y creador, pues es algo fundamental en la cadena de la evolución de la especie, y es la compilación del mundo material y corporal, ya que absorbe y da a luz, develando la fluidez de los dos armónicamente. La posición de la vagina denota su importancia en el espacio, está abierta a él.

En cuanto a los colores, podríamos decir que tienen una tonalidad de calma fuera de ella, cosa que nos permite vislumbrar que el mundo que se muestra atrás es opaco, guardando con cierta discreción un tinte de misterio, de espera. Ya en su interior, los colores son llamativos, y se riegan por ella, como si quisiesen salir a llenar de color el universo tras ella, completarlo. Exhibe dos mundos en uno: uno que da la vida y la fluidez, y el otro que se aleja de ello, pero se encuentra expectante a recibir del primer mundo, una forma nueva, un contagio de fluidez, al margen de la naturaleza humana. Pero no sólo se queda allí, hay presente un juego erótico entre estos dos mundos, que pretende abrir la estructura de lo cerrado del otro mundo, lo acaricia para que ceda ante ella, le enseña todas sus sensaciones y lo desnuda para ser uno.

 

El cuerpo no está vacío. Está lleno de otros cuerpos, pedazos,
órganos, piezas, tejidos, rótulas, anillos, tubos, palancas y fuelles.
También está lleno de sí mismo: es todo lo que es.

Jean-Luc Nancy, 58 indicios sobre el cuerpo (2007).

Una obra de arte tiene dos intenciones: interpretar un mundo, y a la vez, expresarlo de manera particular para revelar su sentido. Así pues, podemos ver la armonía con la que juega el pintor, pues los colores de la vagina se expresan por todo el espacio, de hecho, la vagina es todo el espacio; lo que hay en ella se esparce y fluye también fuera de ella. Los colores están vivos, además viajan con abundancia dentro y fuera de ella, representan un todo. La vagina, como parte corporal, al representarse como un todo a gran escala, está completa en sí misma, no espera a nadie, y desde el erotismo, no debe desnudar a nadie para ser uno, es un microcosmos. Sin embargo, simultáneamente, presenta un macrocosmos, que es el que está alrededor de ella, pero que se sabe parte de ella, sostenido al margen de la naturaleza humana.

Al contrario de lo que suele representarse de lo erótico, es decir, de descubrir un cuerpo de manera superflua, en la obra, el autor emprende una expresividad tanto de lo corporal como de lo espiritual. Reivindica la desposesión del cuerpo que en nuestro país, específicamente, se cohibe tanto; sin embargo, trasciende de ello, y reivindica la desposesión de lo erótico también, representando la unión de dos esencias en total armonía, como si fuesen dos cuerpos fusionados. Así pues, el universo que se presenta no está vacío, contiene también otro universo, está lleno de él, juega de manera armónica con él y fluyen juntos para dar a luz un nuevo cosmos o una representación nueva de él.

Diego Alexander Vélez Quiroz

Post a Comment