El tránsito del arte figurativo al arte abstracto y de éste al llamado arte conceptual, es también el tránsito del arte a la autoconciencia del arte.

 

Tel: +(57) 310 91 0960
[email protected]
Carrera 12 # 98 Este – 23, La Florida
Pereira, Risaralda, Colombia

[email protected] || Copyright © 2018 Virtual Network.
Todos los derechos reservados.

Image Alt

Camilo del Mar

 - Literatura Erótica  - El placer de la belleza

El placer de la belleza

“El erotismo se impone como un ejercicio de la voluntad para prolongar el placer que nos causa la belleza” Elena Bossi.

Cuando pensamos en el erotismo de una mujer, nos remitimos directamente a la sensualidad de sus curvas, sus torsos moldeados que asemejan paisajes, la exaltación del ideal de belleza. Y vemos en nuestras mentes, pinturas célebres que han cumplido con su cometido erótico. Sin embargo, la percepción de la belleza y el erotismo en el arte que plasma Camilo del Mar en sus pinturas se percibe como una Oda a la belleza femenina, como la admiración y comprensión del universo femenino con una intención de sensibilizar y re-conocer una parte del cuerpo, creada únicamente para otorgar placer y que su nombre (incluso su existencia) ha sido objeto de señalamiento y olvido: El Clítoris.

En la obra de Del Mar, encontramos al clítoris como protagonista y es quizá su musa de inspiración. Plasmado como una rosa roja que se despliega en el universo del placer. Los colores empleados refuerzan la pasión y el fuego del erotismo. El hecho de estar representado en el universo, deja entrever la relevancia del órgano y las múltiples posibilidades que se encuentran en el placer, así como la infinidad de elementos que existen en el espacio exterior. Cabe resaltar, además, que en un mundo donde se le ha negado el placer a la mujer con la práctica de la ablación, el arte puede ser la voz de muchas mujeres que se les ha quitado su libertad de autoerotismo. Por tanto, representar al clítoris como centro del universo es devolver el placer y el erotismo a la mujer, es ver y reconocer su importancia sexual más allá de la reproducción, es mirar y admirar la belleza del “gran desconocido”.

Y finalizar recordando, que lo que se oculta es lo prohibido pero tanto el clítoris como el placer de la mujer llevan mucho tiempo siendo lo prohibido y es momento de apreciar su existencia.

“Es preciso rendir culto y respeto a las portadores de vida, creadoras del universo”.

En la cultura occidental, la representación de la mujer está mediada por Eva, la virgen María y muchos otros estereotipos configurados por el poder patriarcal. La feminidad de la mujer y su rol en la sociedad han sido asignados por la misma sociedad, impidiendo su auto-reconocimiento como tal y su relevancia en el desarrollo de la humanidad. Pese a esto, la mujer y los atributos femeninos han experimentado cambios sociales de perspectivas. En el arte, antiguamente, la mujer que se figuraba desnuda tenía carácter de diosa, ligada a Eros y al erotismo (tema siempre presente en las obras). A medida que surgieron nuevos periodos artísticos, la desnudez femenina ha evolucionado desde la auto-representación con los autorretratos hasta la explicitación de los órganos femeninos.

En este caso específico, Del Mar plasma entre colores naturaleza, una vulva. Una explicitación de la feminidad total. Se vincula con el poder femenino y matriarcal. Es una re-significación de la mujer como creadora del universo, inmersa en su propia naturaleza, que además, nos recuerda la vulva como retorno al vientre materno, una cueva que proporciona tibieza y protección. Es referencia a la matriarca gestora de vida y energía de la tierra.

Para finalizar, resaltar que en la actualidad, la Madre tierra no es pensada ni como culto ni como inspiración poética, la mujer y los valores femeninos, compartidos igualmente con la musa se han deshonrado y las artes poseen el don de reavivar y visibilizar el vínculo con el universo femenino-maternal.

 

Post a Comment